Histórico Comunicación Social
Boletines
Agencia de Noticias
Monitoreo de Medios
Entrevistas
Galerias
Prensa Extranjera
Prensa Regional
 
 
 
comunicaciónsocial
 
años:
| 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 |
 
meses del 2013:
| Diciembre | Noviembre | Octubre | Septiembre | Agosto | Julio | Junio | Mayo | Abril | Marzo | Febrero | Enero |
 
Boletín N°. 1035 La familia mexicana da más importancia al refresco que a la leche; gastamos 118 mil MDP anuales en gaseosas (Favor de utilizar de domingo para lunes)

México es el segundo consumidor de refrescos en el mundo, con más de 15 mil millones de litros al año,lo que significa que gastamos anualmente más de 118 mil millones de pesos en ese producto.

Así lo señaló el diputado Juan Ignacio Samperio Montaño (Convergencia), quien dijo que mientras el consumo de frutas y verduras ha disminuido hasta en un 29 por ciento el de refrescos creció en 37 por ciento, lo que propicia un grave incremento de peso entre los mexicanos. Esto puede significar infartos, diabetes o problemas en personas con hipertensión arterial, añadió.

Al presentar una iniciativa de reformas al artículo 216 de la Ley General de salud, para etiquetar a los refrescos con la leyenda "el abuso del consumo de este producto causa obesidad, diabetes, gastritis y cálculos renales", el diputado advirtió que pese a su nulo aporte nutrimental, las bebidas gaseosas ocupan un lugar muy importante en la dieta de los mexicanos, porque el gasto invertido en ellas supera al de alimentos básicos como la leche, huevo o pan.

Dijo que si todos los mexicanos tomaran refresco, el promedio de consumo anual por persona sería de 153 litros, casi medio litro de refresco por día, lo que equivale a más de 400 latas de refrescos.

Refirió que la Secretaría de Salud dio a conocer los primeros resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006, y algunos de éstos son alarmantes: más de 50 por ciento de los adultos y casi tres niños de cada 10, de entre 5 y 11 años, tienen problemas de sobrepeso y obesidad.

Mencionóque el Banco de México señala que la proporción del gasto familiar orientada a refrescos envasados es del 1.45 por ciento, mientras que la tortilla de maíz significa el 1.23 por ciento y el frijol 0.32 por ciento; esto es, la familia mexicana da más importancia a tomarse un refresco que a nutrirse.

El mercado refresquero de México representa alrededor de 15 mil millones de dólares anuales y está encabezado por los refrescos de cola: dos de cada tres refrescos que se consumen en México son refrescos de cola.

El principal punto de venta del refresco en México es la miscelánea o tiendita de la esquina, dañando considerablemente la economía y salud de los consumidores.

Precisó que de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos en los Hogares, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, las familias con ingresos más bajos destinan 7.3 por ciento de sus gastos totales al consumo de refrescos y aguas carbonatads.

Señaló que mediante un estudio de la Procuraduría Federal del Consumidor, se encontró que una lata de 355 mililitros de un refresco de cola contiene alrededor de 35 gramos de azúcar (6 cucharaditas), es decir140 kilocalorías por lata. La gran cantidad de azúcares que contienen los refrescos llega rápidamente a la sangre, provocando el aumento de la insulina

Según la Asociación Mexicana de Estudios para la Defensa del Consumidor, el refresco "constituye la más grave distorsión de nuestros hábitos de alimentación, pues además de que lleva a la ingestión de calorías vacías, es decir, con cero proteínas, vitaminas y minerales, a la larga provoca pérdida del apetito y malnutrición".

Los refrescos de cola contienen un componente conocido como citrato que aumenta la excreción de calcio por el riñón; por tanto, el abuso en su consumo aumenta el riesgo de que se produzcan cálculos renales. Otra enfermedad relacionada con la ingesta de refrescos es la gastritis.

La Federación Mexicana de Diabetes señala que actualmente se han destinado millones de pesos para invertir en el sector salud; sin embargo, todo eso será en vano si no se diseñan políticas preventivas, puntualizó.

-- ooOoo --

 
difusión
comunicación
 
Senado | Auditoría Superior de la Federación | Canal del Congreso | Legales| Contáctenos