Histórico Comunicación Social
Boletines
Agencia de Noticias
Monitoreo de Medios
Entrevistas
Galerias
Prensa Extranjera
Prensa Regional
 
 
 
comunicaciónsocial
 
años:
| 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 |
 
meses del 2013:
| Diciembre | Noviembre | Octubre | Septiembre | Agosto | Julio | junio | Mayo | Abril | Marzo | Febrero | Enero |
 
Nota N°. 3841 México es el país con la mayor cantidad de anuncios de comida chatarra por hora en televisión: Instituto Nacional de Nutrición (Información de Sábado para Domingo)

Palacio Legislativo 23-X-2010 (Notilegis).- Al instalarse el Grupo de Trabajo que da Seguimiento a la Problemática de Obesidad y Desnutrición que afecta a la Población, investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición-Salvador Zubirán, revelaron que México es el país con la mayor cantidad de anuncios de comida chatarra por hora en televisión.

En un estudio denominado la Desnutrición Infantil y Obesidad en la Pobreza en México: “El alto riesgo de perder el bono demográfico”, se alerta que en nuestro país un niño que pasa en promedio dos horas diarias frente a la televisión habrá visto más de 12 mil 400 anuncios de comida chatarra en un año.

El investigador de ese instituto, Abelardo Ávila Curiel, comparó ante diputados que Joseph Goebbels, ministro de propaganda Nazi, requirió de tres mil mensajes para persuadir a sus connacionales sobre el régimen del Tercer Reich, mientras que “ahora nuestros niños reciben 12 mil impactos publicitarios al año y llevan tres generaciones con esta convicción (…) no es casualidad, sino causalidad que México sea un país con gran obesidad infantil”, alertó.

Explicó que durante los últimos años, los hábitos alimenticios de los mexicanos han sufrido una transformación radical, toda vez que se han vuelto sus principales consumibles las azucares, grasas, sal, y los productos de origen animal.

Un ejemplo de lo anterior, amplió Ávila Curiel, es la disminución en la ingesta de los cereales. “Es una tragedia la disminución del consumo de leguminosas, pues han caído a la mitad en los últimos 20 años. En términos nutriológicos esto es gravísimo, ya que disminuyó a expensas de alimentos con carbohidratos”.

En lo que denominó, un ambiente de vida “obesigénico”, la industria de la comida chatarra genera 60 mil millones de dólares al año, por lo que se requiere de una estrategia integral para disminuir y erradicar la epidemia de la sociedad actual, ya que reduce el índice de productividad en el país y produce altos costos en la atención paliativa.

Al respecto, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Mauricio Hernández Ávila, reconoció que la obesidad es un problema complejo cuya dimensión rebasa al sector salud, por lo que se requieren encaminar acciones dirigidas a reducirla con una estrategia en la que participen todos los órdenes de gobierno, la industria y la sociedad.

Dijo que los objetivos deben ser detener en el 2012, en la población de 5 a 19 años, el avance en la prevalencia del sobrepeso y la obesidad, al tiempo que se desacelera el crecimiento de la prevalencia de esta enfermedad en la población adulta.

Alarmó que de 1980 a la fecha, la prevalencia de sobrepeso y obesidad se ha triplicado, con lo que más de 4 millones de niños de entre los 5 y los 11 años tienen sobrepeso y obesidad. “El 70 por ciento de los escolares no realiza actividad física, y consumen 561 calorías en el refrigerio y no 275 que es lo recomendado”.

Mauricio Hernández dijo que en términos macros, la obesidad y el sobrepeso representan hasta el 15 por ciento de la carga de la enfermedad a nivel mundial, y ejemplo de lo anterior, es que en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), uno de cada dos adultos padece sobrepeso, y uno de cada seis obesidad.

Hernández Ávila aseveró que el acuerdo nacional para la salud alimentaria generó un decálogo que se implementa desde el gobierno federal el cual incluye: fomentar la actividad física, aumentar la disponibilidad de agua simple potable, disminuir el consumo de azúcar y grasas, incrementar el consumo de frutas, verduras, leguminosas; fomentar y un etiquetado útil, de fácil comprensión; lactancia materna exclusiva los primeros seis meses; disminuir el consumo de azucares y grasas saturadas en la dieta, entre otros.

JZM

 
difusión
comunicación
 
Senado | Auditoría Superior de la Federación | Canal del Congreso | Legales| Contáctenos